Preguntas repetitivas

Ayer fue el cumpleaños de la Soysupermayorcon5 bueno la Yatengo6cuantofaltaparalos7. Tengo que decir que desde que le quedaban un par de meses para cumplir 3 años empezó a obsesionarse con la edad. Se pasa todo el año preguntándome cuanto falta para su cumpleaños.
 
Con el tiempo su obsesión se ha amplificado y ahora incluye también un componente comparativo: quiere saber cuantos años tienen el resto de niños y quién es más mayor, si ella o los otros (hay veces que incluso se enfada porque un niño/a que cumple años antes que ella).
 
Pero lo peor de todo es que me acosa, os lo juro, y para muestra la conversación que tengo cada dos días, y a veces incluso varias veces en un mismo día:
 
  • Mamá ¿Quién es más mayor ese niña o yo?
  • Cariño no lo sé, no la conozco (la niña es una viandante que acaba de cruzarse con nosotras).
  • No, mamá pero dime: ¿Quién es más grande de las dos?
  • Cariño ya te he dicho que no lo sé.
  • ¿Pero por qué no lo sabes? ¿Quién es más mayor? (aquí ya está a punto de soltar las lágrimas).
  • Cariño porque no sé quien es esa niña, acabamos de cruzarnos con ella por la calle, además eso no es importante.
  • Vale ¿Pero quién es más grande ella o yo?
 
 
 
Este verano tuvo el brazo escayolado durante todas nuestras vacaciones en Barcelona, así que en el parque lo único que podía hacer era hablar con otros niños. ¿Qué creéis que era lo primero que les preguntaba? ¡Habéis acertado! ¿Cuántos años tienes? En función de si la respuesta le gustaba o no (es decir que el niño era más pequeño que ella) le preguntaba el nombre.
 
Total que ayer cumplió 6 y yo estaba esperando la pregunta mágica de cada año. Casi me la hace cuando la recogí del colegio, pero se conformó con un a versión modificada - ¿Mamá ya tengo 6 y medio? - No cariño, tienes 6. - ¿Por qué mamá? - Porque justo los has cumplido HOY. - Ok, entonces puedo tener 6 and a quarter. - De acuerdo puedes tener 6 y cuarto .
 
A veces le da por compartir su edad con su padre (que no sufre los males de la obsesión de su hija cada día) - Papá tengo 6 y cuarto años, y el tan recto y cuadriculado va y le dice - No tienes 6. En esos momentos lo miro con cara de odio absoluto, y el me devuelve la mirada de no te entiendo.
 
A lo que iba, esta mañana cuando caminábamos hacia el colegio, lo ha hecho, la ha soltado, ya no podía más - ¿Mamá el año que viene cumpliré 7? - Sí - ¿Cuánto falta?
 
Comienza la cuenta atrás sólo faltan 364 días.
 

Comentarios

  1. Jajaja, ¡Qué bueno! Déjala que lo disfrute hasta que llega la etapa de que no quieres cumplir más,jaja, aunque le falta muchísimo aún. Es una etapa que pasará cuando pase a otra .
    Me parece que fue ayer cuando con las compañeras del colegio sacábamos cuenta de cuantos años tendríamos en el año 2000 ,entonces nos quedaba lejísimo , y mira ¡Qué rápido se ha ido!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy si yo la dejo, pero es ella la que no me deja a mí jajjaajja. Yo antes intentaba convencerla de la infancia es mágica y se va rápido, pero ya he desistido ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog