Comunicarse en Qatar

Una de las preguntas que me hacía la gente antes de venir era ¿en qué idioma vas a hablar por allí? Yo más chula que un ocho contestaba con total aplomo sin pestañear lo más mínimo: "en inglés, piensa que allí sólo hay un 15-20% de la población que es local" y me quedaba tan ancha y tan tranquila como si eso fuera garantía de easy-comunication.
 
Pues bien la realidad me ha abofeteado. Y es que yo inocente de mí y muy influenciada por mi experiencia británica pensaba que todo el mundo iba a hablar un inglés perfecto y que mi inglés iba a ser el peor de Doha. Tengo que decir a modo de introducción que soy una persona a la que no se le den bien los idiomas ni las nacionalidades. En catalán nunca he sido capaz de diferenciar el sonido de la s, ss o ç. Y respecto a las nacionalidades soy incapaz de diferenciar una noruega, de una inglesa o una polaca, ni un hindú, de un paquistaní o un marroquí. Pero siempre he sido capaz, como mínimo, de saber cuando alguién me habla en español, inglés, francés o alemán aunque no pudiera entender ni una sola palabra.

Que porque os cuento esto, pues porque las pocas capacidades que tenía para reconocer idiomas las he perdido en Qatar. Y es que aquí no tengo ni idea de en qué idioma me habla la gente. Puede parecer extraño, pero así es. No tengo la más mínima idea de si me hablan en inglés, árabe, nepalí o hindú.
 
Ejemplo 1: voy a pagar en el súper y la cajera me dice algo "ha un sijdoishdd nauy de" "what?" "ha un sijdoishdd nauy de" "what?" "ha un sijdoishdd nauy de". ¡Y así hasta 5 veces! Al final no sé cómo, pero entiendo que no tiene monedas para darme el cambio y me ofrece una chocolatina a cambio. Madre mía resulta que debía de estar hablándome en inglés porque al final la he entendido y si la entiendo es por qué habla inglés, ¿o no?
 
Ejemplo 2: pido un taxi a través de una aplicación (después de la primera petición telefónica decidí que tenía que buscar una alternativa no verbal). El taxista me llama "jaml laj mal lamí" "Are you down stairs? "jaml laj mal lamí" "Are you here?" "jaml laj mal lamí" "I am coming down" y cuelgo desesperada porque no entiendo nada. Bajo, el taxi no está, espero unos minutos y decido llamar a ver qué pasa. "Han ksijd ksijd" "I am here, where are you?" "Han ksijd ksijd" "Xxx residence" "Han ksijd ksijd" "I am in xxx residence" "Han ksijd ksijd" "xxx residence" "Han ksijd ksijd" "I AM IN XXX RESIDENCE". Me cuelga. Yo  no sé si colgarme, llorar, gritar... Para mi sorpresa el taxista aparece. Nos subimos. Y el taxista empieza a hablarme "Hanns mis han san ksksjs..." Yo decido no decir nada más, ni tan siquiera intento ser amable porque no sé cómo. En qué idioma me hablaba el taxista, os juro que no tenía ni idea, como tampoco de qué país era, pero él por alguna extraña razón pensaba que yo sí lo entendía porque no paraba de hablar. Y esta experiencia se ha repetido cada día durante una semana. Ahora por suerte tengo coche. 
 
Así que más que el inglés lo que os ayudará a comunicaros en Qatar será la paciencia y la imaginación. O tener agudizado el oído, porque la verdad es que el mío no es muy fino.
 

Comentarios

  1. jajajajaja no paro de reír! Suerte en esta nueva aventura!!!

    ResponderEliminar
  2. Jajajjajajaja yo lo pasaria fatal sin pillar nada! Animo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog